Vivero

Vivero
Construcción del vivero

sábado, 7 de agosto de 2010

PREPARACIÓN DEL TERRENO

Selección del Sitio:
  • Comprende la delimitación de los cuarteles, bloques y parcelas, que debe realizarse en el mapa o plano, incluyendo la selección de los sitios planos o de menos pendiente para la instalación de cultivos agrícolas y pasturas que se realiza en forma conjunta con la comunidad y, un reconocimiento previo de los suelos antes de iniciar la marcación y hoyación para descartar los suelos pedregosos o muy superficiales por las dificultades de un buen crecimiento de árboles.

Limpieza del Terreno:
La eliminación de la vegetación con fines de facilitar el laboreo y accesibilidad de los plantones: arbustos de especies no deseables y malezas que puedan impedir el desarrollo de las especies a plantar y evitar la competencia por agua, luz, nutrientes.

Trazado y Marcación:
Son operaciones que permiten ubicar en el terreno los lugares donde se va a plantar. Los sistemas de trazado y marcación varían de acuerdo a las características topográficas del terreno y a la finalidad de la plantación.
  • Sistema cuadrado o rectangular
  • Sistema triangular o tres bolillo
  • Sistema lineal
Sistemas de Plantación o Forma de Distribución:
Existen diferentes sistemas de plantación: Sistema lineal, cuadrado o rectangular, triangular o tres bolillo; en gran densidad; en menor densidad. Todos ellos se refieren a la disposición geométrica de los árboles permitiendo un distanciamiento homogeneo, posibilidades de conteo, la realización de inventarios, acciones de manejo (poda y raleo) y aprovechamiento. La forma de distribución no influye en el crecimiento de altura ni de su volumen.

Hoyación:
Luego de la marcación y limpieza del terreno, el siguiente paso es la apertura de hoyos, ya sea de forma cuadrada o circular. En esta operación el tamaño de lo hoyos tiene mucha importancia pues de el depende el crecimiento y la supervivencia inicial como también el desarrollo del futuro árbol.

                                                  LA UBICACIÓN DEL TERRENO

Los aspectos a tener en cuenta para definir la ubicación de Vivero son:
Cercanía a las áreas a forestar.
  • La demanda de plantas en esas zonas es mayor y además cuanto menores son las distancias entre el vivero y la plantación menores son también los costos por flete y los riesgos de daños para las plantas.

Disponibilidad de mano de obra
  • El Vivero Forestal necesita mano de obra calificada la mayor parte del año. Las tareas de siembra, poda de raíces, transplantes, extracción de plantas, cuando el vivero no está mecanizado, demandan mucho personal.

  • Para dar una idea de la cantidad de mano de obra necesaria tomamos como ejemplo un pequeño Vivero donde se produce en forma manual 100.000 plantines. Este insume aproximadamente 220 jornales/año

Caminos transitables con vehículos todo el año
  • La época de plantación en una zona que coincide con la temporada de lluvias y nevadas. Cuando el vivero no tiene los caminos de acceso en condiciones puede afectarse seriamente la venta de plantas.

Terreno a cultivar con buen drenaje y suelo apropiado
  • El invierno y la primavera son las épocas con mayor riesgo de acumulación de agua, por lo tanto el sitio elegido debe tener buen drenaje tanto superficial como en el subsuelo. El agua en exceso durante un corto período puede provocar la asfixia de las plantas y en consecuencia importantes pérdidas en la producción .

  • El mejor suelo para el cultivo de plantines es el de textura franco arenosa. Conviene descartar los arcillosos y los pedregosos porque dificultan el desarrollo del sistema radicular. Además cuando las tareas se realizan en forma mecanizada como por ejemplo la poda de raíces, estos tipos de suelos presentan muchos inconvenientes.

  • Tampoco son aconsejables los suelos que fueron utilizados durante mucho tiempo con agricultura intensiva o con ganadería, porque generalmente están muy compactados, tienen escasa oxigenación y son difíciles de trabajar-

VENTAJAS DE LOS SUELOS LIVIANOS Y DE BUEN DRENAJE
  • Son fáciles de trabajar
  • Se orean rápido permitiendo reiniciar los trabajos enseguida después de las lluvias.
  • No forman costra superficial, lo cual facilita la emergencia de las plántulas
  • Las heladas no producen el descalce de los plantines
  • Permiten un mejor desarrollo del sistema radicular
  • Las plantas se extraen facilmente con menores daños para las raíces.
Suficiente cantidad y buena calidad de agua durante el período seco
  • El Vivero necesita riegos periódicos durante parte de la primavera y todo el verano. La cantidad de agua y la frecuencia de los riegos depende de:

- La textura del suelo:
Los suelos arenosos por ejemplo retienen menos la humedad por lo tanto deben regarse con mayor frecuencia pero con menor cantidad de agua. En cambio los suelos de textura más fina necesitan riegos más espaciados pero mayor cantidad de agua en cada riego.

- La evapotranspiración:
Las altas temperaturas y el viento provocan durante el verano la pérdida por evaporación de mucha agua tanto del suelo como de los cultivos. Se han calculado en esta zona valores de 6mm. diarios en los meses más críticos.

- Calidad del agua:
Es importante analizarla para tener la seguridad de que tiene bajo contenido de sales.

La topografía
En lugares con ocurrencia de heladas muy tempranas ó muy tardías, conviene elegir sitios altos o con pendiente suave donde hay movimiento de aire, porque en los sitios bajos con acumulación de bolsones de aire frío se registran los mayores daños por helada.

La exposición a la luz
Con respecto a la luz, lo ideal es elegir el sitio que tenga el mayor tiempo de exposición al sol que sea posible Se deben evitar las exposiciones Este o Sur, o lugares muy sombríos porque la falta de luz se traduce en menor desarrollo de la planta.

Protección contra el viento
Al elegir el sitio para instalar el Vivero, conviene recordar que una cortina forestal bién ubicada protege al suelo y al cultivo de la desecación y de los daños que produce el viento. La cortina debe estar del lado de los vientos predominantes y tiene que ser permeable de manera que no impida el paso del viento sino que aminore su velocidad. Además, de acuerdo con lo explicado en el punto anterior, no debe quitarle luz al cultivo.

El tamaño del vivero
Para definir cuál es el tamaño de Vivero que queremos instalar o sea qué cantidad de plantas vamos a producir, debemos considerar los siguientes aspectos:

La demanda de plantines:
Cuando el destino de la producción es satisfacer la demanda de la propia empresa, podemos definir rápidamente que cantidad de plantas producir cada año.
Cuando el destino es la venta de plantas, se debe realizar un relevamiento en la zona sobre las empresas forestadoras existentes, la superficie que forestan anualmente, la demanda actual de superficie a forestar, el origen de las plantas que utilizan. De ese modo se puede definir más acertadamente sobre la cantidad de plantas a producir.

La disponibilidad de terreno:
Para calcular la superficie necesaria para producir una determinada cantidad de plantas se parte de la base de que en 1,5 m2. se cultivan entre 100 y 120 plantas, esto es considerando el cantero, y el pasillo entre dos canteros. Como se trata de un cultivo bianual esta superficie se duplica. Esto significa que necesitamos superficie para los canteros de plantas de 1 año y superficie para los canteros de plantas de 2 años. Pero tratándose de un cultivo tan intensivo es muy conveniente contar también con un sector para poder realizar rotaciones, para reponer la fertilidad del suelo. Además hay que considerar los espacios que ocupan un galpón, los caminos de ingreso y circulación por el vivero, el sector donde se almacenen las plantas que están listas para ir a plantación. Como dato orientativo puede decirse que un Vivero que produce 500.000 plantas necesita una superficie aproximada de entre 2 y 2,5 has.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada